Parque Nacional Volcán Masaya

La entrada del infierno

Descripción

El Parque Nacional Volcán Masaya es uno de los más populares atractivos turísticos del Pacífico, gracias a ofrecer la oportunidad del contacto directo con el área de su cráter más activo y sus alrededores, así como con la flora y la fauna. Además, durante la noche, ofrece un espectáculo que maravilla a sus visitantes nocturnos: la apreciación del llamado “lago de lava incandescente” que se observa desde la propia orilla del cráter.

La visita al parque se divide en dos momentos, con horarios y tarifas diferenciados. El primero es durante las horas de luz de día, y el segundo es durante un breve tour nocturno para apreciar el lago de lava.

Visita Diurna

Cada día el parque abre sus puertas para la visita diurna desde las 9:00 am hasta las 4:45 pm. Los visitantes pueden acercarse al acceso en la carretera Masaya-Managua, donde se les indicará dónde comprar el boleto. No es necesario reservar.

Desde el portón de entrada se accede a la carretera que circula por el impresionante entorno del parque, mostrando su vegetación y fauna de trópico seco adaptado al suelo cubierto por tierra y piedras volcánicas. En la carretera se llega hasta el Centro de Visitantes, donde se ofrece una exposición permanente que relata la historia, estructura y naturaleza del parque, así como de otros volcanes de la cercanía. Cerca está también el área de picnic, donde hay espacio para reposar, tomar alimentos o refrescos, y apreciar el panorama.

Siguiendo la ruta se llega luego a la Plaza de Oviedo, un impresionante escenario ubicado justo a orillas del cráter Santiago, el más popular y el único abierto a la visita. Aquí, usted podrá acercarse a la orilla y observar el enorme cráter volcánico que está siempre emanando gases, y en cuyo fondo se aprecia la lava incandescente que se asoma desde las profundidades. En frente de la plaza se levanta un alto cerro que conforma las laderas del cráter; en su cima se aprecia la Cruz de Bobadilla.

Hasta hace poco era posible visitar otras áreas del parque, como la cueva Tzinaconostoc, el cráter San Fernando, la Cruz de Bobadilla y diversos senderos de diferentes distancias. Sin embargo, debido a momentos activos del volcán, están cerrados hasta nuevo aviso.

Vista Nocturna

Con el caer de la noche, comienza la visita nocturna al volcán. Esta visita está también disponible todos los días, y no necesita de reservación; inicia a las 5:00 PM y finaliza alrededor de las 8:00 PM, en dependencia de la afluencia de visitantes. Usted solo necesita acercarse al portón de entrada principal; si hay gente o grupos antes que usted, tendrá que esperar en fila, pues se les deja entrar por orden de llegada; los automóviles se estacionan uno detrás del otro a orillas de la carretera para esperar su ingreso.

Al llegar el turno de entrada, se permite el acceso en los vehículos, se les solicita cancelar la entrada, y se les indica proseguir por los 5 kilómetros hasta llegar a la Plaza de Oviedo.

Allí empieza el espectáculo: el cielo oscureciendo o totalmente oscuro deja ver sus millares de estrella, el viento corre libremente por el lugar. Se escucha un rumor como de mar. Y a orillas del cráter, al fondo del mismo, el impresionante lago de lava se mueve con su color de incandescencia. La visita dura entre 10 y 20 minutos, tras lo cual los guías y guarda parque solicitan abandonar la zona y salir del parque.

Generalidades

El Parque Nacional Volcán Masaya comprende un área de 54km² que incluye dos volcanes y cinco cráteres. Los volcanes han hecho erupción en variadas ocasiones y antiguamente atemorizaron a indígenas y conquistadores españoles. Los españoles bautizaron al volcán activo "La Boca del Infierno". En el siglo 16 pusieron "La Cruz de Bobadilla" (por el Padre Francisco Bobadilla), en la boca del cráter para exorcizar al demonio.

Las erupciones han tenido un impacto dramático en los alrededores. Rocas volcánicas todavía cubren los alrededores. La naturaleza es un poco tosca, sin embargo, pacífica. Diferentes tipos de vegetación aparecieron después de las erupciones. El parque está habitado por varios tipos de animales. La vida silvestre del parque incluye coyotes, mofetas, mapaches, zarigüeyas, iguanas, venados y monos.

Hay muchos otros caminos que lo llevaran a los otros cráteres o a la cueva de Tzinaconostoc en donde hay cientos de nidos de murciélagos. Los caminos varían en distancia entre 1.4 y 5.9 kilómetros, y los visitantes son acompañados por guías.

Como Llegar

El parque, localizado en el kilómetro 23 carretera a Masaya.

Está a menos de media hora de Managua, y a 10 minutos de Masaya. Cuando llegue a la entrada, reconocible por un gran rótulo, son cinco kilómetros cuesta arriba en una carretera pavimentada hasta el cráter principal, localizado en el centro del parque. Puede llegar en su vehículo hasta aquí o pedirle a un taxi que lo lleve. Puede también ir caminando, pero esto le quitará tiempo y energía pues la subida es bastante inclinada.

Fuente: vianica.com